Entrevista
Por Fernando Gainzarain

Karem Ortiz nació en La Habana (Cuba) hace 32 años. Actualmente reside en París y es profesora en la escuela Cubanadanse, donde imparte cursos de son, rumba, salsa suelta, estilo mujer y técnica afro-contemporánea.

Karem tiene varios títulos de danza contemporánea, la licencia de arte coreográfico en la universidad de Paris 8 (Francia) y el diploma de bailarina y profesora de la Escuala Nacional de Arte de la Habana. Está especializada en Danza moderna y folclórica y ha recibido 2 años de formación en la Escuela Nacional de Ballet Clásico de Alicia Alonso. Además, ha sido merecedora de varios premios en su país natal, Cuba.

Sus clases son una combinación de tradición, modernidad, técnica depurada, teatro, espiritualidad y mucha mucha humanidad.

268 coreomagazine karem ortiz cover

http://www.coreomagazine.com

Correo Magazine- Una cubana en París...¿Qué te trajo hasta aquí?
Karem Ortiz- Viajar y conocer el mundo, tener nuevas experiencias profesionales, experimentar la libertad y tener acceso a la información.

CM- La danza contemporánea y las danzas caribeñas y afrocubanas, ¿han coexistido siempre o han tenido diferente peso a lo largo de tu trayectoria?
KO- Mi formación inicial es clásica, moderna y contemporánea. A mi llegada a Europa atravesé un periodo que me condujo a indagar en otros terrenos de la danza más asociados a los bailes comerciales. Es así como me inicié como profesora de salsa en las escuelas de bailes latino y tropical. Actualmente trabajo en la escuela Cubanadanse, especializada en bailes cubanos y es aquí donde he encontrado el terreno ideal para poner en práctica todos los conocimientos sobre mis raíces y mi cultura cubana. Mis conocimientos de danza contemporánea y teatro, esa riqueza del conocimiento del cuerpo y el espacio me han permitido desarrollar una labor diferente y única combinando la expresión corporal, la simbología del gesto, la consciencia de la trayectoria del movimiento, la atención sobre las sensaciones, la escucha musical y la interacción de los roles femenino y masculino en la danza. Todo esto me permite hacer un trabajo más profundo con mis alumnos, donde ellos pueden confrontarse a sus dificultades a través de los diferentes ejercicios así como descubrir su potencial creativo.

CM- ¿Cómo acoge Europa, sobre todo en el centro del continente, los bailes latinos?
KO- Me he sentido bien acogida. Este trabajo de profesora de salsa es muy necesario en culturas como la europea donde la inhibición personal es muy profunda en contraste con la cultura cubana, muy desinhibida en todos los aspectos. Creo que mi principal misión es propiciar la liberación y la alegría en los alumnos más allá de la técnica. Estas diferencias las he intentado reflejar en mi proyecto de fin de carrera en Francia: "La salsa en Francia, un baile popular o académico"

CM- ¿Cómo han influido tus raíces en tus coreografías y en tu técnica?
KO- He combinado la raíz popular y tradicional con la danza contemporánea. Ésto me permite abordar un lenguaje conocido por el público (que es lo tradicional) y a su vez llegar más lejos a través de la danza contemporánea en mi expresión personal.

CM- ¿Cómo aplicas tu formación en Pedagogía e Historia de la danza en tus clases?
KO- Ahora soy directora de varias formaciones profesionales para bailarines donde preparo a profesores de salsa. Esta formaci6n aborda el aprendizaje de los bailes tradicionales cubanos (cha cha chá, son, conga, etc.), la rumba (yambu, guaguanco, columbia), los bailes afrocubanos de origen Yoruba (Orishas), así como la musicalidad y la pedagogía para enseñar la salsa. Adernás, incluyo una conferencia sobre la cultura cubana y el origen de estos bailes, necesaria para comprender el factor histórico y sociológico de estos bailes. En esta formación desarrollo un trabajo de expresión corporal con los alumnos, realizando ejercicios de creatividad, utilizando el tacto, la voz y desarrollando el espacio (bajo, medio, alto). Son técnicas de exploración, de desplazamiento, en el lugar (movimiento de pies, rodillas y caderas) para desarrollar la complicidad con la pareja y dejar que la parte superior del cuerpo se exprese independientemente de la mente.

CM- ¿con cuál de tus interpretaciones te sientes más identificada o, simplemente, cuál te gusta más?
KO- En Cuba hice una coreografia con la Compañía Danza Combinatoria dirigida por Rosario Cárdenas, que ha sido mi gran maestra. La obra se llama "Dador". Otra obra que me ha llenado es un solo llamado "Ausencia quiere decir" que resume mi primer contacto con Europa, la nostalgia de la familia y amigos dejados atrás, la soledad, las pérdidas y el miedo a la locura de mis primeros años en París.

CM- ¿De qué manera crees que el baile afecta al estado anímico y a la psicología de las personas?
KO- El baile es un "canalizador" del mundo interior, permite una liberación corporal y emocional. Cuando el cuerpo se pone en movimiento de los pies a la cabeza, se despiertan sensaciones de expansión muy positivas. La música latinoamericana-africana es una música muy alegre y con una influencia marcada de la percusión que trabaja sobre el abdomen y el plexo solar, y permite abrir las puertas del cuerpo, permite dar, y, por tanto, recibir. Estos bailes permiten el aislamiento de las diferentes partes del cuerpo y, cuando éstas se mueven independientemente, la energia fluye de manera armoniosa lo que procura un bienestar interno y permite la sonrisa y poner en evidencia la femineidad y masculinidad, la elección... el estar vivos.

CM- ¿Ves alguna evolución en la actitud o el estado de ánimo de tus alumnos al empezar y terminar un curso anual?
KO- Lo primero que observo es que son más ellos, con menos represiones, se liberan de los conflictos ligados a su imagen, de su timidez, son mas espontáneos, mejoran la seguridad y confianza en si mismos. Son más creativos, te hacen reír, son más seguros y arriesgados. A mi me da mucho placer bailar con mis alumnos al final de un curso a pesar de no tener un nivel avanzado ya que dejan de ser mecánicos y logran comunicar e intercambiar a través de la improvisación. Tengo la impresión de que asumen su ser y personalidad en el baile, sin miedo, sin complejos, con valentía, viven la vida tal y como es.... Como la vida misma.

268 coreomagazine karem ortiz page